Ir al contenido principal
1. Afiliación voluntaria
Las cooperativas de crédito son organizaciones voluntarias y cooperativas que ofrecen servicios a las personas que están dispuestas a aceptar las responsabilidades y los beneficios de la afiliación, sin discriminación de género, social, racial, política o religiosa. Muchas cooperativas, como las de crédito, funcionan como instituciones sin ánimo de lucro con consejos de administración voluntarios. En el caso de las cooperativas de crédito, los miembros proceden de ámbitos definidos.
2. Control democrático de los diputados
Las cooperativas son organizaciones democráticas propiedad de sus miembros y controladas por ellos, un miembro un voto, con igualdad de oportunidades para la participación en el establecimiento de políticas y la toma de decisiones.
3. Participación económica de los miembros
Los socios son los propietarios. Como tales, contribuyen al capital de la cooperativa y lo controlan democráticamente. Esto beneficia a los miembros en proporción a las transacciones con la cooperativa y no al capital invertido. En el caso de las cooperativas de crédito, que suelen ofrecer mejores tipos, comisiones y servicios que las instituciones financieras con ánimo de lucro, los socios reconocen los beneficios en proporción a la magnitud de sus transacciones financieras y su uso general.
4. Autonomía e independencia
Las cooperativas son organizaciones autónomas de autoayuda controladas por sus miembros. Si la cooperativa celebra acuerdos con otras organizaciones o consigue capital de fuentes externas, lo hace en condiciones que garantizan el control democrático por parte del socio y mantienen la autonomía de la cooperativa.
5. Educación, formación e información
Las cooperativas ofrecen educación y formación a los socios, representantes elegidos, directivos y empleados para que puedan contribuir eficazmente al desarrollo de la cooperativa. Las cooperativas de crédito dan especial importancia a las oportunidades de educación para sus directores voluntarios, y a la educación financiera para sus miembros y el público, especialmente la juventud de la nación. Las cooperativas de crédito también reconocen la importancia de garantizar que el público en general y los responsables políticos estén informados sobre la naturaleza, la estructura y los beneficios de las cooperativas.
6. Cooperación entre cooperativas
Las cooperativas sirven a sus miembros de manera más eficaz y fortalecen el movimiento cooperativo trabajando juntos a través de estructuras locales, estatales, regionales, nacionales e internacionales.
7. Preocupación por la comunidad
Al mismo tiempo que se centran en las necesidades de los socios, las cooperativas trabajan por el desarrollo sostenible de las comunidades, incluidas las personas con medios modestos, mediante políticas elaboradas y aceptadas por los socios.
8. Diversidad, equidad e inclusión
Las cooperativas de crédito apoyan la diversidad, la equidad y la inclusión como un principio cooperativo compartido por las cooperativas de crédito y siguen teniendo una responsabilidad y asumiendo un papel de liderazgo en la construcción y el servicio de comunidades más diversas, equitativas e inclusivas.